Gracias a los talleres y a la maravilla que es Instagram, he tenido la oportunidad de conocer muchas personas, algunas virtualmente y otras en vivo y en directo, y creo que de las oportunidades más grandes de esta comunidad es ver que muchas de mis luchas no son solo mías, sino que son compartidas con muchas personas, como tú.  Durante estos casi dos años en el mundo del lettering, he pasado por altas y muchas muchas bajas, pero sobretodo (no me canso de decirlo) he aprendido un montón. A veces quisiera simplemente sentarme a hablar con cada una y contarle que a pesar de las piezas lindas, de las historias de viajes, de talleres, yo también tengo momentos en que siento que ya agoté toda la creatividad que había en mi, que hay mil personas mejores que yo, que también me siento llena de inseguridades, que me pregunto todos los días si lo estoy haciendo bien, si puedo hacer más o si hasta aquí llegue.  

 

¿Por qué te cuento todo esto? Porque algo que he notado que es un común denominador en las personas con quienes interactúo, y es que cuando se trata de aprender algo nuevo o algo que no tiene nada que ver con nuestra profesión, nos llenamos (me incluyo totalmente) de inseguridades y caemos en dos extremos, los cuales representan un error y una barrera entre nuestras capacidades y nuestros sueños.  Si te identificas con alguno de ellos, no te sientas mal, no estás sola, creo que eventualmente todos pasamos por alguno de los dos:

 

 

1. Creer que solamente algunos pocos son creativos y no hay nada que hacer.

Te confieso que esta es mi categoría, tiendo a ser un poco pesimista (estoy en rehabilitación para esto jajajaja) y cuando comencé a explorar este mundo del Lettering, lo hacía solo por mantener mi cabeza alejada de mil ocupaciones (casa, bebe, esposo, trabajo, etc) nunca pensé en algo más allá, pues sencillamente pensaba que para alguien cuya vida eran los números, no podía haber un “más allá” en el arte, pero definitivamente Dios tiene una forma muy curiosa de mostrarnos que su soberanía excede – y por mucho – nuestros planes.  

 

Es cierto que hay personas que tienen una predisposición hacia el arte y que las cosas se les ocurren de la nada y son asombrosamente talentosas, así como hay algunos que son unos genios en matemáticas o que tienen capacidades únicas para aprender otros idiomas en tiempo récord, pero si de algo estoy segura y si algo me ha enseñado este proceso, es que aunque nos cueste un poco más de trabajo a unos que a otros, todos podemos aprender y desarrollar habilidades fuera de nuestra área principal de “inteligencia”.

 

¿Cómo? Con mucha práctica y mucha, pero mucha paciencia, si no somos creativos por naturaleza, aún podemos lograr crear, pues somos creados a imagen y semejanza del creador, es decir que estamos dotados de capacidad creativa.  

 

Hay muchas formas de potenciar la creatividad, incluso hay clases dedicadas a esto, sin embargo mi principal recomendación es que te atrevas, quites el estándar imposible que nos pone instagram, y con disciplina trabajes todos los días en lo que te gusta, incluso lo puedes hacer mientras miras televisión o alguna serie, así dejas que tu subconsciente te sorprenda y te muestre ese artista que vive en ti y que está encerrado entre capas y capas de números, fórmulas, textos, etc.   Tu único punto de comparación debe ser en dónde empezaste, y tratar de mejorar desde ahí.

2. Pensar que hay una formula mágica para aprender.

Bueno, creo que con esta me he encontrado en el camino, y es el extremo de lo que veníamos hablando.  La pregunta más común antes de un taller es “¿y voy a aprender a escribir así en un día?”, la respuesta es NO, es imposible, a no ser que seas una persona increíblemente talentosa e innata para esto, pero aprender cualquier arte toma tiempo, paciencia, disciplina y requiere también de una actitud positiva y de estar dispuesto a sacrificar algo de tu tiempo.

La capacitación es muy importante, pues necesitamos construir sobre bases sólidas, de lo contrario podemos perder mucho tiempo y dinero caminando sobre los mismos errores, sin embargo como profesores estamos limitados al tiempo que tenemos con cada alumno o a lo que podamos grabar en un módulo online, es en el día a día, sobre las bases aprendidas y con una práctica constante que se construye el progreso y parte de el progreso es creer que podemos hacerlo.  

 

Lo único que puedo aconsejarte es que tengas confianza en ti mismo, que recuerdes que quién escribe esto nunca había hecho nada creativo en su vida, pero lo que si te puedo decir es que dos años después sigo practicando, sigo aprendiendo, a veces a paso muy lento, a veces con poca paciencia, pero sigo.  Sé que también estoy en un proceso y que no se trata de superar a alguien o de imitar a alguien, sino de hacer nuestro propio camino y perseverar hasta lograrlo.

 

No busques el camino fácil, pues este no trae satisfacción, lo que más valoramos es aquello que más nos cuesta trabajo, pues no solamente tiene detrás un par de horas o un par de esfuerzos, sino que tiene detrás lágrimas, cansancio, esfuerzo, sacrificio, paciencia, y muchas cosas más.  

 

Por último solo te digo, ánimo… tu puedes lograrlo.

0

You may also like

Más allá del miedo
¿Quieres Aprender Lettering?
2 Claves para cumplir tus propósitos
Sobre fotos perfectas y vidas REALES
Prueba luis Prueba lusi

admin