Yo también siento lo mismo que tú, también quisiera tener más tiempo y a veces me trato de convencer que si tuviera más recursos (de todo tipo) podría lograr más y ser mejor.

Nadie puede negar que Instagram es lo máximo y que nos abre las puertas a un sin fin de posibilidades, nos acerca y nos deja ver un poco de lo que hay en la vida de personas que admiramos o queremos; pero también puede ser un arma de doble fijo, pues, aunque nos sentimos muy cerca, la verdad es que conocemos muy poco y ese poco que conocemos es el que las personas eligen mostrarnos.

Lo que vemos en Instagram, es solo un instante de un día de 24 horas, probablemente el mejor instante de ese día y nuestro problema está en comparar ese instante con todo nuestro día; así las proporciones se desequilibran, ¿no crees?

¡Muchas veces veo un post y pienso que si tuviera el tiempo suficiente (y si mi hijo de 2 años se portara mejor) podría lograr lo que esa persona ha logrado o mucho más, siento que todos los demás están progresando y haciendo cosas wow!  mientras días como hoy, ni siquiera me pude poder suficiente maquillaje para sentirme despierta y tomé más café del que cualquier médico recomendaría.

Es fácil pensar que, porque ves una pieza muy linda, esa persona es más talentosa que tu o puede lograr cosas que tú nunca lograrás, pues tiene el tiempo, el dinero, la formación, las herramientas para hacerlo… mejor dicho, que tiene la vida resuelta.  Pero la verdad es que, AUNQUE HAY FOTOGRAFÍAS PERFECTAS, NO HAY VIDAS PERFECTAS.

¿No? ¡Claro que no!, recuerda que solo estás viendo una parte, la mejor, la de mostrar, si vas a ir a una fiesta en donde vas a estar rodeada de muchas personas, seguramente te pones tu mejor ropa, te esfuerzas más por maquillarte y te haces el mejor peinado (o, en mi caso, me peino para variar) pero lo que pasa detrás de todo este proceso permanece oculto a tus ojos.

Con solo mirar nuestros álbumes familiares nos damos cuenta que nuestra tendencia es siempre capturar nuestros mejores momentos, pero entre página y página hay un sin fin de historias que simplemente no eran lo suficientemente lindas

Hoy, por ejemplo, fue un día caótico, hoy sentí que mi paciencia estaba corta y perdí mi “zen” con mi hijo (así le llamo a mi esfuerzo sobrehumano por no perder el control ante las repentinas demostraciones de los terribles dos), no estoy para nada orgullosa, pero también sé que al final del día nos amamos con la misma intensidad, traté de hacer un millón de cosas diferentes pero cada vez que sentía que empezaba a avanzar, de la nada el encontraba la forma de escalarme, coger los lapiceros, oprimir todas las teclas del computador y pedirme por décima vez en el transcurso de una hora algo de comer… en resumen, hoy no hice nada (hablo desde el punto de vista profesional).

Pero tú nunca sabrías eso pues en esta foto solo vez el resultado de media hora en la que paw patrol salvó el día (lo tengo que admitir, pero doy gracias a Dios por esos cachorros) y pude sentarme a quitarme de encima el estrés del día, no tenía ningún propósito, solo descargarme, así que tomé un libro que tenía sin ver hace meses y comencé a practicar nuevamente mis amadas flores en acuarela.

Al final de día, luego de lágrimas (de ambos bandos), un poco de acuarelas y uno o dos paquetes de galletas (el próximo lunes dejaré el dulce) pasé por nuestro estudio donde tengo un letrero grande que dice “He sees” (El ve), haciendo referencia al versículo 3 del salmo 139 donde dice que el Señor conoce todos nuestros trajines y descansos y recordé que mis afanes no le son extraños y que esta temporada de mi vida también tiene un propósito.

Pude comprender que la comparación y el afán de ser “instaperfect” no son parte de este fin, y eso me anima a decirte hoy que tu vida tal y como está tiene una razón de ser y que está temporada te está preparando y equipando para los retos que vas a enfrentar en un futuro; no te compares, no pienses que cuando tengas algo en particular todo va a ser mejor, disfruta el lugar en el que estás, aprende y da gracias por lo que ya tienes y da frutos en donde estás ahora, sea como mamá, como trabajadora, como esposa o donde sea que estés; pues si estás ahí es porque aún tienes mucho que dar.

Recuerda que no estás sola y sobretodo sigue perseverando y trabajando para lograr tus metas, da lo mejor de ti donde estás, pero no te estanques, valora TU proceso, porque finalmente todas las cosas por las que pasas te ayudarán a formar tú carácter.

Finalmente disfruta el lugar donde estás ahora, disfruta la persona que eres hoy, aprende a potenciar tus cualidades y a tener humildad para reconocer las áreas en las que debes mejorar; pero no te compares, recuerda que solo estás viendo la ropa de fiesta, pero no sabes lo que cada quién tiene realmente detrás ni el proceso por el que ha pasado para llegar a donde está.

0

You may also like

Lettering Colombia
3 TIPS PARA APRENDER ONLINE CON MY LETTERING
2 ERRORES QUE ESTÁN FRENANDO TU PROCESO CREATIVO
MÁS ALLÁ DEL MIEDO
Prueba luis Prueba lusi

admin